#BlackCanvas 2021: Inauguración

Por: Shaula Luminof | @RequiemLuminof

Fue la inauguración de mi festival de cine favorito, una exquisita programación donde creadores y cinéfilos circulan por los mismos pasillos. Es su quinta edición, tres cortometrajes dieron inicio al Black Canvas Festival de Cine Contemporáneo. Tres cortos que bien podría decirse enmarcan el espíritu autentico de este festival. Train Again de Peter Tscherkassky (2021), The Night de Tsai Ming-liang (2021) y Waterfall de Laila Pakalnina (2016).

El primer cortometraje atrae mi atención por su edición audaz, las luces blancas intermitentes me hacen apartar ligeramente la vista. No puedo evitar volverme hacia la pantalla. Hay un amor evidente al cine, una oda que recorre el emblemático tren de camino a La Ciotat. Hay algo más allá en caminar por su historia, ¿es acaso un camino arbitrario? Todo amor es arbitrario en todo caso. Encuentro a Víctor Erice, la mirada atónita de Ana en el Espíritu de la colmena, es la mirada llena de sorpresa y asombro por las imágenes que plasma el cinematógrafo en la pared de cal. La mezcla de fragmentos inscritos en una propia historia, el encarrilar sus formas y el subsecuente descarrilamiento de las mismas. Las vías y el carrete de celuloide rompiéndose en mil partes amorfas. El cine construyéndose y destruyéndose a sí mismo.

The Night es un pequeño poema de las calles de Taiwán, un haiku sobre la noche y lo que acontece en ella. Tsai Ming-liang coloca su cámara y nos vuelve personajes esperando, esperando la acción en pantalla, y la espera se alarga y se alarga, esa acción, sin embargo, no llega, al menos como imaginamos.

Me pregunto si “todos” podemos colocar la cámara y dejar que las cosas sucedan, ¿por qué de pronto un mar de sensaciones brota y fluye en mi cabeza? Lo que sucede está dictado por todo aquello que construye al director, aquellos pequeños detalles son los que construyen la película y los que finalmente le dan la forma de poema. En pantalla “no sucede nada” y al mismo tiempo sucede todo, la espera nos obliga a notar, a ver; las transparencias de una vaya nos permiten notar el tráfico y la gente caminando detrás de ella mientras suena una hermosa canción que nos recuerda que la noche se nos está escapando. 

The Waterfall me hace pensar en una canción estridente por el sonido del agua que cae, sin embargo, hay un cuento de cosas aleatorias que son separadas en campos semánticos, dependiendo de las actividades que llevan a cabo; fotografías, masajes, clavados. Pakalnina encuentra lo magnífico en la repetición, de lo insulso brotan pequeños momentos, incluso cómicos.  Al igual que Ming-liang, la directora letona instala la cámara y el movimiento hace el resto.

Black Canvas nos trae su quinta edición del 1 al 10 de octubre, como los tres cortometrajes inaugurales, el festival pugna por una selección de cine arriesgado y diverso en sus formas.

Shaula Luminof

Foto Shaula L.

Periodista. Contadora de historias. Dejé la música formal porque mientras pasaba las horas encerrada en una habitación estudiando me preguntaba qué sucedía en el exterior. Escribo sobre arte y cultura.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .