Women We Love: Paula Gaitán

Por: Amira O. Azuara | @unazuara

Ante la cámara el músico Negro Leo maquina ideas sobre la situación e historia política de Brasil. Racismo, cultura, hiperglobalización, consumo, son solo algunos de los temas que el también sociólogo y poeta Leonardo Campelo Gonçalves, su nombre real, navega en este monólogo-documental llamado É Rocha e Rio, Negro Leo (2020), dirigido por la cineasta experimental Paula Gaitán.

Still de É Rocha e Rio, Negro Leo | dafilms.com

A propósito de la retrospectiva de la directora en la plataforma dafilms.com, que cierra el filme que aquí tratamos, conversamos vía mail con su creadora, nacida en París, pero residente en Brasil desde 1977. Gaitán contestó estos correos en español, por ello le agradecemos todavía más la dedicación y el tiempo para este intercambio virtual.

GaF: Al inicio de la cinta tu presencia se hace evidente. La coordinación de los sujetos, la llegada a la casa de Leo (que también es tu yerno), la interacción con él y Ava Rocha (tu hija). Háblame un poco sobre esa decisión de manifestarte en este espacio. 

Paula Gaitán: Tenía una idea vaga (de) que empezaría a filmar desde la llegada. (…) Creo que sucedió  cuando pusimos la cámara en la calle en cuanto esperábamos que Leonardo terminase de organizarse   para la entrevista, puesto que llegamos una hora antes a  la locación. Ese tiempo de espera fue importante para entender el fuera, lo que sería el único contacto con el mundo “exterior”, pues a partir de ese momento toda la película se pasa dentro del  apartamento y en el estudio de grabación. 

Observé desde la calle, el movimiento del apartamento localizado  en  un edificio pequeño, se oían las conversaciones familiares: Ava, esposa  de Leo, y su hija, Uma, preparándose para ir al colegio. Leo se acercó a la ventana para hablar con nosotros. De cierta manera muchas de esas cosas habían sucedido antes,  porque vivimos relativamente  cerca y me detengo cuando estoy a camino para el parque, y conversamos sobre política y las noticias del país  de esa manera, como en el interior de Colombia, o del Brasil, en que la vida social se establece en la calle, lo íntimo se torna público, colaborativo, los gestos son amplios, la voz alta. Pienso  como un trovador y su interlocutor desde  la ventana. 

Todas esas situaciones inesperadas me parecen importantes contribuciones de entender el espacio, de ir comprendiendo  el movimiento de la cámara, como una coreografía que se va construyendo desde la propia vida,  agregando en el momento de filmación, creando un cuerpo colectivo entre el acto de filmar: equipo, transeúntes y personajes. 

GaF: ¿Colocarías a la cinta en la categoría de “home movie”? Me parece que este sentir íntimo de lo casero tiene una lectura doble pensando en tu relación personal con el protagonista y por supuesto, ante el hecho de que estamos en pandemia. 

Paula Gaitán: El film fue realizado antes de la pandemia, en un momento bien complejo y dramático de la historia del Brasil, 2019. Del regreso a un estado de supresión de los derechos de expresión, de fuerzas oscurantistas dominando el escenario político del país, situación que se torna más grave hoy por la crisis sanitaria. 

No creo que se trate de un “home movie”, puede ser también visto así,  pero es una película manifiesto, una película política que reivindica un espacio de 2 horas y media para una performance directa  del pensamiento de Leonardo con el público. De cómo se da el proceso de ese pensamiento polifónico sobre arte, filosofía, música, religión, materializandose  en los más diversos temas. Cómo se estructura un discurso, y ese monólogo verborrágico de mucha elocuencia que se construye delante de los ojos de quien asiste a la película.

GaF: El filme opta por el monólogo, en lugar de un acercamiento al protagonista en forma de entrevista. Además, todo transcurre en un día. ¿Por qué esta decisión? ¿Qué retos representó al momento de  la edición?

Paula Gaitán: Esa decisión corresponde al  interés de realizar un proyecto  minimalista en su forma, un proyecto que se aproxima a la “escritura cero”, donde apenas algunos  planos bastasen para tornar esas imágenes en un acto cinematográfico y, por tanto, configurándose en una película. En la historia del cine hay experiencias mucho más radicales, donde se hace una película con un único plano. 

Still de É Rocha e Rio, Negro Leo | dafilms.com

GaF: Negro Leo es el músico: cantante, compositor e instrumentista. Leonardo Campelo Gonçalves, su nombre real, es además poeta y sociólogo. É Rocha e Rio, Negro Leo revela sus dos caras: el artista y el hombre. Para tí, ¿hay una distinción entre estas categorías? 

Paula Gaitán: No creo que el músico Leonardo Campelo Gonçalves, Negro Leo, haga una distinción entre el hecho de ser sociólogo y músico, creo que él usa la sociología y su pensamiento sobre el mundo también para crear el tipo de música que hace. Creo que él integra esos lados de manera muy eloquente.

GaF: É Rocha e Rio, Negro Leo (Es roca y rio, Negro Leo) es un nombre evocativo. ¿Cómo llegaste a ese título? 

Paula Gaitán: El título nació sin pensar, fue muy espontáneo, y creo que es como el inconsciente de la película. Las palabras  que dice Leo  son como un río pero también concretas y sólidas como una roca. Un pensamiento profundo sobre el mundo y fluido en la manera como se articulan las imágenes. 

Still de É Rocha e Rio, Negro Leo | dafilms.com

GaF: En algún momento de la cinta, Leo pronuncia que el arte no existe para ofrecer respuestas. Como creadora, ¿también existe un sentir similar?

Paula Gaitán: Creo que existe una interacción entre lo que él dice, y  lo que sucede efectivamente en otros proyectos  míos, donde el hacer cinematográfico   es más para preguntar y problematizar que para llevar a conclusiones. Creo que no se trata de persuadir, dominar y seducir, sino tal vez de llevar al espectador a pensar junto y que esa experiencia sea intensa,  particular, que inclusive suscite acción, que lo movilice. 

GaF: En medio de una reflexión sobre las exigencias del mercado musical, Leo se autodenomina como un artista precario.  Como directora independiente, ¿cómo te relacionas con esta idea? 

Paula Gaitán: Es interesante hablar sobre arte precario, y cómo a partir de lo precario surge una imaginación radical y se puede crear y descubrir a partir de esa precariedad, elementos extremadamente ricos. 

GaF: Los temas que Leo abarca a lo largo del documental son hiperespecíficos de la realidad brasileña, pero la raíz de los problemas es familiar para una audiencia latinoamericana. ¿Qué diferencias has encontrado en la recepción de la película entre el público nacional y el internacional? 

Paula Gaitán: Sí, por supuesto, está hablando del Brasil, pero también habla del mundo, son cuestiones universales. Muchas de estas perversas,  (como el tema del racismo estructural, la opresión, la violencia institucional, así como  también  sobre  cuestiones luminosas la música como espacio de libertad y de belleza y la expansión de estados de consciencia.

GaF: El filme se presenta en medio de una retrospectiva sobre tu obra. “Retratos ácidos” es el título de esta curaduría de cinco títulos que abarcan más de tres décadas de carrera. ¿Qué aprendizajes te deja esta revisión y apreciación de tu filmografía?  

Paula Gaitán: Me gustó mucho la mirada del curador Christopher Small, que invitó esas películas específicas, de mis 9 largometrajes. Pensó  estas, me imagino, en conjunto, una iluminando la otra. Creo que es como un montaje de temas e ideas muy diverso, y me encantó lo que escribió conjuntamente con Juliano Gomes especialmente para la muestra en Dafilms. El título es hermoso: Acid Portraits.

GaF: Al terminar el documental fui a escuchar los álbumes de Leo disponibles en Spotify. Para cerrar en una nota lúdica, ¿cuál de estos es tu preferido? ¿Qué canciones de él son tus preferidas y cuáles recomiendas a nuestras lectoras? 

Paula Gaitán: Me encanta esta música composición con Ava Rocha y esta segunda.

AOA

Amira Ortiz Azuara
Escribe sobre cine y televisión. Egresada de la Escuela de Periodismo Carlos Septién García. Ganadora del 3er. Concurso de Crítica del Festival Internacional de Cine de Los Cabos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .