The Mitchells vs The Machines: Katie, una niña que soñó con ser cineasta

Por: Brenda Marquezhoyos| @capmaryos

Dirección: Mike Rianda/ Duración: 158 mins/ Año: 2021

The Mitchells vs The Machines ya es una de las películas tendencia en Netflix, se estrenó este día del niño y sí es una película de animación principalmente dirigida a la familia. El título cuenta de que va el conflicto secundario, ¿por qué el fin del mundo puedo ser la segunda prioridad en esta película? Las leyes de la robótica, hasta hoy sugieren que ninguna máquina puede dañar a los humanos, al menos no por conciencia propia y realmente aún es algo muy complejo. La inteligencia artificial da pasos gigantescos cada día, –vamos a desactivar un recuerdo de debate electoral– el internet de las cosas cada vez conecta a más número de dispositivos. Diversas tareas son más fáciles de realizar y otras son imperceptibles, el tiempo que la tecnología puede ahorrarle a la humanidad también es equivalente a la cantidad de horas que uno está conectado a la misma.

Los Mitchells son una familia actual con ciertas brechas tecnológicas, a pesar de conocer cómo funciona la conectividad, la poseen a diferentes niveles. Es tal cual un retrato de cómo los comedores se llenan de dispositivos móviles y pocas veces se escuchan mutuamente y no sólo es culpa de la tecnología ya que cada integrante de la familia tiene diferentes sueños y anhelos, los hace estar unidos el lazo familiar pero pocas veces comparten.

The Mitchells vs The Machines explora cada uno de los anhelos y personalidades de cada integrante de la familia, incluso del perro. El desarrollo de los personajes es de las cosas más memorables de esta película y dependerá de quien la vea para hacerse de un personaje favorito. El tema central de la película es la “reparación” familiar, algo que los pone en una situación donde las máquinas tratan de dominar el mundo y son los únicos humanos en la Tierra.

Si bien el título envuelve a toda la familia en general, en lo particular está la historia de Katie. Una niña que siempre ha seguido su impulso, hacer películas y que muy a pesar de sentirse incomprendida en diversas etapas de su vida, al rebasar la adolescencia, logra quedarse en la universidad que quiere. Su sentido de pertenencia por fin encuentra un lugar y considera que es el único sitio donde sería feliz y comprendida–ay, ¿le decimos?–, probablemente en un futuro exista una secuela: Katie vs La brecha de género en la industria cinematográfica, ojalá que para esa película haya más mujeres en la producción de la misma.

La película es muy conmovedora pero cuando uno ya rebasó la universidad sabe que estar con mutuals tiene otras complejidades, tampoco se trata de desalentar a la niñez, eso queda claro. Lo verdaderamente valioso es cómo Katie a pesar de no tener la comprensión que deseaba, tuvo acceso a desarrollar sus habilidades. Sí, su papá era a quien menos le interesaba el cine pero tampoco se lo prohibió y su estatus social le permite seguir con su sueño, aunque en efecto es una limitante emocional.

The Mitchells vs The Machines se centra en la relación padre e hija, mientras que madre e hijo quedan un poco relegados a ser las figuras mediadoras entre los otros integrantes de la familia. En el caso del señor Michellls, al igual que Katie, tuvo un sueño muy arraigado que “renunció” al convertirse en padre o al menos se sugiere en algún punto. En el caso de la primogénita de los Mitchells, su determinación la hace llegar al camino que anhela, ser cineasta y justo así es como se plasman los minutos de toda la animación, como si fuese –por momentos–, un cortometraje de su autoría, garabatos y extractos de internet, hasta memes de la actualidad incluidos en su narrativa.

Qué nostalgia que los recuerdos de infancia de Katie sean del 2008 y que el coche de sus padres ya sea viejisimo por ser de 1993. The Mitchells vs The Machines habla sobre la familia y es cómo se tiene que ver, los robots apocalípticos son la fantasía que revive el viaje en carretera familiar. Una película disfrutable y la idea con la que me quedo: Espero que existan muchas Katies haciendo películas en este momento.

Nota del editor: Es bastante esperanzador en estos momentos en donde la representación en el cine por fin se está haciendo posible y creciendo (aunque a veces se sienta que no), el poder ver representada a una chica lesbiana en una película de animación, el toque final a una gran película es la escena final.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .