Film Diary #LosCabos9: Wolfwalkers

Por: Ana Iribe | @samrockweII

El estudio irlandés Cartoon Saloon liderado por Tomm Moore —The Secret of Kells (2009) y Song of the Sea (2014)— presentó su cuarto largometraje en el Festival Internacional de Cine de Los Cabos, Wolfwalkers: Espíritu de lobo, una fábula cinematográfica sobre la naturaleza, la amistad y la magia. La cinta de animación trata de una joven cazadora inglesa que viaja ilkenny, Irlanda en 1650, donde su padre ayuda a liquidar la última manada de lobos de la zona, pero su perspectiva cambia al conocer a una chica perteneciente al grupo y surge una amistad como ninguna otra. La película está co-dirigida por Moore y Ross Steward, pintor, ilustrador y animador, quien fue artista conceptual en Kells y Paranorman (2012), siendo Wolfwalkers su debut como director.

El núcleo de la historia es la amistad entre Robyn y Mebh, una hermandad que va en contra de lo impuesto en la época: las mujeres no podían ser cazadoras o personas de espíritu libre, además de las disputas que tenían Irlanda con Inglaterra, problemática que seguiría viva incluso siglos después. La diferencia entre la aldea de Robyn y el bosque de Mebh se remarca tanto en el arte como en la animación: la primera está compuesta por figuras cuadradas en sus lugares y sus personajes, además de tonos grisáceos, mientras que en la segunda existe una vividez orgánica en el verde y una importancia en las curvas. En vez de separar dos mundos, los contrastes se unen para mantenerse en armonía visual e identificable para el espectador, creando cierta empatía con estos dos lugares y especialmente con la dupla de amigas.

Still de Wolfwalkers

La película también habla sobre el cuidado del medio ambiente de manera sutil, que al estar complementando la dinámica de los contrastes otorga una fábula que es entendible para todo público que mire la cinta. Moore y Steward tenían en claro que no querían imponer su moral de manera explícita, y se guiaron al combinar una historia de amistad con el pasado de Kilkenny —siendo Moore el más apegado por haber crecido ahí—, tomando arte basado en la época y el folklore del área. Las bondades que se muestran en el bosque, especialmente en la manada liderada por Mebh y su madre, cautivan hasta llegar a lo místico y lo increíble que puede llegar a ser la madre naturaleza; este ambiente tiene una capa extra gracias a la música hecha por los colaboradores frecuentes de Moore, el francés Bruno Coulais y la banda irlandesa Kíla, además de la participación especial de la noruega AURORA con un nuevo arreglo de la canción “Running with the Wolves”, dando una de las mejores escenas de la película

Still de Wolfwalkers

Wolfwalkers termina siendo un gran trabajo de animación y fin de la trilogía no oficial de folklore irlandés presentada por Cartoon Saloon, siendo esta cinta la cúspide de la misma, teniendo una historia disfrutable para cualquiera que la mire, además de estar llena de amor hacia la naturaleza y la familia. Visual y auditivamente hermosa, la historia de liberación y descubrimiento de Robyn y Mebh puede darle oportunidad a Apple TV+ en obtener varias nominaciones en los Annie y probablemente corra con la misma suerte en los Oscars.

Foto
Ana Iribe
Estudiante de Medios Audiovisuales. Fotógrafa y editora ocasional. Le interesan las historias coming-of-age y las que adapta Lynne Ramsay, además considera que Anton Yelchin fue alguien que no merecíamos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .