Nuevo Orden: Miedo al verde militar

Por: Brenda Marquezhoyos| @capmaryos

Si alguien más ha logrado escabullirse de los malos comentarios sobre la película de Michel Franco y le quiere dar una oportunidad, podrá leer el siguiente texto. Por el contrario, si su juicio está permeado de lo que se ha dicho desde que salió su tráiler, mejor ni enojarse y parar aquí.

Los primeros minutos, como lo dicta el tráiler, son de imágenes en torno a la boda de Marian (Naian Gózalez Norvind) y crean un sentimiento de impotencia al espectador. Se comienza a dar muestra de un descontento social y una apatía enorme de la clase alta hacia la clase baja. Alrededor de su festejo hay movilizaciones civiles, que apenas y pueden verse por los torniquetes humanos, en los que se ha convertido la seguridad pública, incluso son estos los verdaderos protagonistas de las calles. Aparentemente, el enemigo es una tintura verde que amedrenta aquella casa en el Pedregal.

En cuanto los “intrusos” entran a la vivienda, la violencia dentro de Nuevo Orden se dispara. Un gran error es creer que esto es la venganza de los pobres, tampoco es “la Parásitos mexicana”. La línea argumental no se centra en los manifestantes, lo cual mantiene la pregunta constante: ¿por qué se comportan así? Conforme pasan los hechos, las noticias de fondo y las imágenes sobre el caos que acontece en la Ciudad de México, son quienes dan la clave; no son pobres contra ricos, es la militarización del orden público. 

Nuevo Orden: una película mexicana contra los pobres en tiempos de AMLO |  Reporte Indigo
Still de la película

Estos manifestantes son resultado del fascismo que vive el Estado; no son salvajes, son sobrevivientes. Los más privilegiados pueden cambiar de residencia y “ocultarse” de la violencia que ha desatado el mismo gobierno. Mientras, los menos favorecidos tienen que encontrar vías alternas para subsistir, porque a pesar de ser parte de una misma ciudadanía, están divididos. Justo esa división es aprovechada por el sistema para convertir en “víctimas” a los ricos y “culpables” a los pobres.

Marian evita aquel motín en su casa porque decide ir a ayudar a la esposa de Rolando (Eligio Meléndez). Cuando llega al barrio, su propósito se ve frustrado por los disturbios y más tarde por la seguridad que llega a controlar la zona, entonces pide Cristian (Fernando Cuautle) que la lleve de regreso a casa, pero sólo logra ser secuestrada por un grupo militar. Después del desastre en el Pedregal, Daniel (Diego Boneta) trata de seguirle la pista, ya que piden su rescate. Marta, empleada de la casa junto con su hijo, también tratan de dar con ella. Estos personajes son los que llevan la tensión de toda la historia, sus diferencias sociales los apartan tanto que en lugar de ir en conjunto terminan viéndose como enemigos. En realidad, todos son victimas de la estructura del poder que rige al país.

Nuevo orden no es un llamado a la violencia sino a la reflexión': Michel  Franco |Video | Aristegui Noticias
Still de la película

Nuevo Orden es una película cuya violencia se hace muy explícita en ciertos momentos, y no tanto por lo que se ve, sino por lo que se puede imaginar: las referencias al holocausto, las tomas aéreas de una ciudad destruida y las violaciones constantes a los derechos humanos, gracias al abuso de poder.

Existe un colapso social y por lo que se puede notar, también económico. En la escala social descendente están los manifestantes y a la par, la gente que tiene que continuar para trabajar y lo hacen bajo un estricto control. Hay toque de queda y calles vigiladas por grupos militares que funcionan más como crimen organizado. Ellos deciden qué y cómo se hacen las cosas en la vida pública. En sus filas hay diversos escalones de corrupción, tanto o igual de severos que los de cuello blanco. Estos actos son consecuentados por las esferas más altas de la política.

El final es escalofriante, de inmediato llega la duda ¿esto podría pasar? Mientras ‘Toque de Bandera’ suena de fondo, aquella canción que muchos niños de primaria cantamos para rendirle honores a la bandera. Nuevo Orden no viene a decirnos que están mal los movimientos sociales ni a moralizarnos sobre el tema, es un ejercicio audiovisual que lleva hasta las últimas consecuencias las brechas sociales. Diferencias que son aprovechadas por el nuevo orden: el verde militar. 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .