Marisela Escobedo: estandarte inagotable de la lucha feminista

Por: Daniela García Juárez | @danigcjrz

Cada vez más, me reafirmo como poco admiradora de los documentales de gran producción con formatos muy tradicionales –entrevistas rostro a cámara, reconstrucción visual de los hechos narrados, introducción al contexto por medio de recorrido áreo, etc–. Esto, muy personalmente, porque me conmueven de otra manera recursos más naturalistas con los que se cuentan ciertas historias, jugando con metáforas sutiles, interpeladas y casi provocadas por las coincidencias de la vida real, y no por la manufactura elaborada del alto presupuesto. 

Ese fue mi pensamiento en los primeros minutos de Las tres muertes de Marisela Escobedo, cuyo formato es sin duda tradicional y de grandísima producción, y su narrativa se estructura mediante el relato literal, recreado mediante tomas fuera de foco de actores interpretando los hechos, cual serie documental policiaca o de misterio, y con un testimonio repartido de las distintas personas involucradas en el caso, resultando en un trabajo excelente de investigación periodística, pero con pocos matices cinematográficos. 

Still del documental

Sin embargo, es sencillo comprender lo poco o nulo que esto afecta la contundencia de este relato en particular, y que muy al contrario, juega a su favor.  Lo simbólico en el documental, por más que enriquezca la lectura que le damos a sucesos cotidianos y provoque reflexiones que surjan desde la abstracción –y por lo tanto se comuniquen con la emoción de forma más honesta y menos efectista– tiene su momento y su lugar, y para este documental, el medio cinematográfico, sobre todo siendo exhibido en la plataforma de streaming más popular del mundo, no es más que un vehículo de gran alcance para trascender la historia inagotable de una heroína de la vida real, así como una denuncia urgente al Estado cómplice y asesino, que permite, autoriza y dirige la violencia hacia las mujeres. 

Además del puntual trabajo periodístico a través del cual se desenvuelve el relato, la película hace un estremecedor recorrido emocional que va, de manera eficaz, desde la expectativa hasta la indignación, pasando por la rabia, la tristeza y “equilibrándolo” –o intentándolo– con una suave filtración de optimismo en medio de la desesperanza, al presentarnos a los protagonistas dispuestos a liberar el rencor y obtener algo parecido a la felicidad después de vivir dos años dentro del infierno. 

Still del documental

Otra decisión sumamente prudente –y poderosa– llegando al final, es vincular el caso de Marisela Escobedo con imágenes de las protestas feministas de los últimos años, hablando de una rabia colectiva, que se ha estirado desde el profundo dolor de una madre en Chihuahua hasta el miedo que viven las mujeres en las periferias del Sur y del Centro, una marea que nos seguirá moviendo a todas mientras vivamos en un país feminicida y misógino en todas sus esferas. 

La historia de Marisela Escobedo concluye afirmándose como un estandarte de la lucha para todas las mujeres víctimas de la violencia machista, amigas y familiares de víctimas y a aquellas que vivimos con el miedo constante de convertirnos en una. Muy apegado al contexto actual y avivador de la flama que lleva décadas, siglos ardiendo (y de eso, Marisela es prueba especial ).

Still del documental

Mi único deseo es que hubieran participado más mujeres en esta producción, pero a pesar de que las decisiones creativas principales fueron realizadas por hombres, es un trabajo muy respetuoso con una relevancia social innegable. Confío en que la presencia mediática popular de este tipo de historias abra camino a que más mujeres se animen a contar las suyas.

Qué viva para siempre la memoria de Marisela Escobedo y todas las mujeres que luchan en este país.

undefined Daniela García

Comunicóloga en proceso y muchas otras cosas más que me gusta empezar y a veces terminar. Primero están mis amigos, después el cine y luego todo lo demás.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .