#DOQUMENTA2020: Descansa Delirio

Por: Ana Iribe | @samrockweII

El arte es una actividad que puede llegar a tener características estéticas, comunicativas, pero también expresivas en cuanto a las emociones. Es un camino que le ha servido a varias personas para desahogar, reconocer y encaminar sus sentimientos, aspectos ocultos de cada individuo y que pueden ser representados de cualquier manera posible. 

Adrianna Maldonado y Pau Verdalet compiten en DOQU Selección Universitaria con Descansa Delirio (2019), un retrato de Maricarmen Lamas quien ha vivido con esquizofrenia desde joven, producto de un abuso sexual. El cortometraje de 10 minutos se enfoca tanto en la salud mental de Lamas, así como el potencial artístico en la escritura como cuentista, reflejando las diversas características que ella tiene. 

Las emociones que experimenta Maricarmen son el pivote del proyecto, pues son las que representan cada capítulo de su vida. Iniciando con tonos azulados —por consecuencia, tristes—, ella nos cuenta sobre su historial de salud mental, la soledad que tuvo que atravesar por el aislamiento de la misma enfermedad. Cuando nos narra sobre las diferentes personalidad que llegó a tener, se representan visualmente por medio de máscaras hechas a mano, pudiendo llegar a una atmósfera onírica pero que simplemente fue la realidad de Maricarmen. 

Mientras pasan los minutos, aparecen tonos un poco más cálidos, y con ello la llegada de lo artístico a la vida de Maricarmen. La canalización de las emociones en el arte ha sido vista de diferentes maneras, y en este cortometraje toma forma de manualidades, máscaras, dibujos y escritos, haciendo un descanso tanto a la ansiedad como a lo gris de Maricarmen, y una integración con los demás quienes mirarán su arte. 

Trabajos como Descansa Delirio son aquellos que ponen a la mesa conocimiento sobre la salud mental, que rara vez es visto en el cine mexicano comercial, además de que es un tema que poco a poco está tomando fuerza en el país. No es querer exhibir a las personas que padecen estas enfermedades, sino darlas a conocer para que el espectador tenga una familiarización con las mismas. Maricarmen lo dice: abrir el corazón es más difícil que la mente, pues es revelar lo más profundo y vulnerable del humano. 

Foto
Ana Iribe
Estudiante de Medios Audiovisuales. Fotógrafa y editora ocasional. Le interesan las historias coming-of-age y las que adapta Lynne Ramsay, además considera que Anton Yelchin fue alguien que no merecíamos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .