Review: Waves

Por: Eugenia Rivas Calderón | @AlwaysGeny

Como fiel seguidora de todo lo que A24 tiene por ofrecer, y tras haber visto un trailer visualmente hermoso y con las esporádicas apariciones de Alexa Demie (Euphoria), esperaba con ansias ver Waves (confiando ciegamente en la distribuidora). Sinceramente, llegué a la sala sin saber con qué me iba a encontrar. ¿Sería que vería un coming-of-age desgarrador? ¿Una historia de amor? ¿Un relato con un desenlace esperanzador? La verdad sólo iba con la vaga idea de que la película posiblemente me retorcería el corazón. Y definitivamente lo hizo.

Resultado de imagen para waves film alexa demie
Trey Edward Shults juntó todos mis cuestionamientos y muchos conceptos más y escribió esta película, que es algo muy distinto a It Comes At Night (2017), su película anterior. El director pone sobre la mesa la adolescencia norteamericana, el deporte, la familia, el amor, la masculinidad, el dolor, el valor de la vida y nos cuenta al ritmo de las olas, las historias de dos hermanos.

Resultado de imagen para waves film alexa demie

Con una atrapante y giratoria toma de una pareja adolescente cantando FloriDada de Animal Collective en un coche, Waves nos introduce al protagonista de la primera mitad de la película: Tyler (Kelvin Harrison Jr.). Él es un adolescente floridano que vive la buena vida de cualquier joven norteamericano: va al preparatoria, es promesa del deporte que practica, tiene novia, sale a divertirse y su familia lo apoya en todo.

Resultado de imagen para waves film alexa demie

Tyler tiene sus propios intereses y prioridades, y siguiendo la mentalidad de triunfador que le inculcan su padre y su entrenador de lucha, decide ignorar una grave lesión en su hombro a cambio de iniciar gloriosamente la temporada de lucha. Ahí, es cuando la vida de Tyler empieza a ir cuesta abajo. Esta lesión no sólo le afecta físicamente, también Tyler se vuelve inestable psicológicamente. Saca a relucir la toxicidad de su masculinidad a cuesta de drogas y alcohol, desencadenando un trágico desenlace con su su novia Alexis (Alexa Demie) y afectando severamente al resto de su familia.

Resultado de imagen para waves film alexa demie
Tras estos sucesos, la historia pasa de centrarse en Tyler, a seguir la vida de su hermana menor: Emily (Taylor Russell). Cuando inicia su historia, Emily se muestra melancólica y
solitaria; no se molesta en socializar y es la que tiene que lidiar con las consecuencias que dejaron las acciones de su hermano, por lo que no la pasa nada bien en casa ni en la escuela.

Todo esto cambia un día cuando conoce a Luke (Lucas Hedges), un chico que se acerca a hablarle y la invita a salir. Conforme avanza su relación con Luke, Emily parece tener una especie de wake up call a seguir adelante con su vida, por lo que deja de oprimirse a sí misma y vemos cómo se libera poco a poco con pequeñas acciones, siendo una de ellas el que deja de alaciarse su cabello diariamente y lo deja ser como verdaderamente es: chino y alborotado.

Resultado de imagen para waves film

Emily comienza a ver la vida desde una perspectiva más esperanzadora y le contagia esta visión a Luke, a quien acompaña en el camino a perdonar a su padre, y a Ronald (Sterling K. Brown), su propio padre, quien vive un doloroso momento de duelo que afecta a todos los miembros de la familia.

Resultado de imagen para waves film

A lo largo de ambas historias, vemos las frustraciones de los padres de Emily y Tyler, en especial las de Ronald, quien estaba orgulloso de lo que representaba para su familia el hecho  de que Tyler fuera una futura estrella de la lucha y que esto le abriría muchas puertas a las mejores universidades. Pero conforme avanza la película, el peso que carga por intentar que su familia sea el claro ejemplo de la familia perfecta, pasa a ser un peso que no deja que juntos salgan adelante tras los sucesos ocurridos con Tyler.

Resultado de imagen para waves film

Con este importante contrapeso, en realidad entendemos que más que tratarse de un crudo drama adolescente, Waves va más allá y nos muestra los frenos y arrancones de la melancolía familiar en situaciones arriesgadas y radicales, tocando lo más profundo de la tristeza y la frustración de los padres que presencian a sus hijos irse por caminos que ellos no planeaban y mucho menos imaginaban.

Waves es toda una experiencia envolvente gracias al excelente conjunto de elementos, colores y sonidos que la conforman. Shults hace un excelente trabajo y plasma muy bien su artística visión de la vida gracias a una fotografía maravillosa y una edición que la complementa a la perfección. Ambas historias son acompañadas por canciones de Kanye West, Frank Ocean, Animal Collective e incluso Radiohead, mismas que aportan muchísimo valor a la narrativa y le dan un dinamismo espectacular.

Resultado de imagen para waves film

Algo particularmente especial de Waves es el cambio del aspect ratio a lo largo de la película. Empezando con un 1.85:1, el fotograma se encoge de lo alto conforme avanza el viaje de Tyler, mutando a un 2:35:1 que se vuelve cada vez más pequeño cuando la historia se pone tensa y asfixiante, terminando en un claustrofóbico 1:1 que sigue hasta llevarnos a Emily. La historia de Emily avanza de forma muy diferente a la de Tyler, inicia siendo asfixiante y triste con el 1:1 y posteriormente, avanza de manera inversa a la de su hermano, teniendo un hilo conductor más esperanzador que nos termina llevando nuevamente al 1.85:1, y es ahí cuando sin querer te das cuenta de que las cosas van a ir mejor de lo que fueron.

Waves no te suelta en ningún momento para enseñarte lo pasional, dolorosa y hermosa que es. No sólo salí maravillada de la sala y con ganas de gritarle al mundo lo exquisita que es, sino que también me hizo reflexionar muchísimo y me di cuenta de que logré desenterrar de mi corazón muchas inquietudes de la vida. Entendí que la película nos invita a redescubrir los valores esenciales de la vida: en las altas y bajas, lo que siempre vamos a tener es al amor y a la familia. También creo que es muy atinado decir que así como la vida, esta película, es todo un viaje.

Y es que cuando somos jóvenes, creemos que somos inmortales, intocables y que tenemos el mundo en nuestras manos, pero en realidad es que no nos damos cuenta de la fragilidad de la vida, y que en cualquier momento nosotros mismos podemos frustrarnos el camino para siempre. Es por eso que es bueno rescatar una frase que Ronald, a la mitad de una crisis de tristeza, le dice a Emily: “You have so much love to share with the world and so much life yet to live.”

Resultado de imagen para waves film alexa demie

Screen Shot 2020-02-19 at 5.03.21 PM.png
Eugenia Rivas
De niña me la pasaba inventando mis propias historias y viendo películas, ahí es donde me di cuenta que era lo que quería hacer para toda la vida. Comunicóloga en proceso, Slytherin, y eterna amante del storytelling. Vivo por y para el cine.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .