Review: Historia de un Matrimonio de Noah Baumbach: ¿Cómo decir adiós?

Por: Brenda Marquezhoyos |@capmaryos

Adiós, ¿cuándo es el momento exacto para decirlo? Salir del azul de Nueva York para encontrarse con el naranja de Los Ángeles. Una dualidad opuesta, así se desenvuelve el 14º largometraje de Noah Baumbach, cuyos protagonistas son Scartlett Johansson como Nicole y Adam Driver como Charlie. Para este momento ya retumba el nombre del director y la actuación de los involucrados, recientemente recibieron premios Gotham por mejor película y mejor actor.

49736-MARRIAGE_STORY_-_Scarlett_Johansson_and_Adam_Driver.jpg

Algunas salas de cine ya han hecho exhibición de Marriage Story, lo cual se convirtió en toda una experiencia; lágrimas y risas de los presentes. Al ser distribuida por Netflix, su estreno ya está pactado para la comodidad de la casa este 6 de diciembre y hay que seguir el consejo de Scorsese con The Irishman, no la vean en pantalla de celular, por favor. Dense el tiempo de disfrutar cada detalle.

Come-Cry-with-Me-over-the-Marriage-Story-Trailers-1-1200x819.jpg

Tal cual su filmografía, algo que siempre ha caracterizado a Baumbach es la forma en la que presenta las conversaciones, diálogos cotidianos en movimiento y cambiando de espacios, actores que van y vienen pero no dejan el punto de su conversación (Aplauso para los sonidistas). Podría llamarle hiperactividad de los personajes, pero si uno hace memoria de las conversaciones propias, son pocas veces en las que nos sentamos exclusivamente a charlar. Pláticas multitasking.

marriage-story-1.jpg

La confrontación es la que pone cara a cara a los personajes, en este caso pasa de ser metafórica a literal. Los que toman el mando de la conversación son los abogados interpretados por Laura Dern y Ray Liotta. En tanto, sus representados sólo se disponen a asentir con la cabeza y lamentarse por las intimidades que se revelan. El conflicto legal es absorbido, mientras la pareja recibe las consecuencias emocionales y económicas. A pesar de los golpes bajos, los dos intentan llevar las cosas bien por su hijo, el cual jamás luce como objeto de manipulación sino de comunión. Por supuesto que hay desacuerdos y el pequeño Henry, se inclina por su madre, ante una paternidad un tanto rígida.

descarga.jpg

Las referencias culturales se hacen presentes desde el humor en los diálogos, los objetos, e incluso el vestuario. Por lo mismo, causa sensación el tributo a “Scenes from a Marriage” del cineasta Ingmar Bergman, la referencia a la olvidada Olivia Harrison –esposa de George Harrison–, frases de Tom Petty y por supuesto los disfraces de David Bowie y The Beatles. Y seguramente al verla una segunda vez –o más– se pueden encontrar más, realmente es un goce la forma en la que estéticamente se desarrolla, no sólo visualmente, el guion tiene la chispa, –gran cualidad conocida de Baumbach–.

netflix-marriage-story-teaser-scarlett-johansson-adam-driver.jpg

Conforme el divorcio se convierte en una lucha, ambas partes se disputan la victoria. Una ansiedad por el “hubiera”; ambos reclaman acuerdos que jamás se concretaron o las cosas que dejaron de hacer. Particularmente para Nicole, quien manifestó su descontento en silencio hasta que se decidió por la ruptura. Un punto medular, ya que ella es actriz y Charlie, director de teatro –dramaturgo–. Pone en tela de juicio la percepción de las musas de diversos artistas, las cuales no sólo se casan con el sujeto, son exclusivas y protagonistas de sus proyectos. Hasta que las expectativas del matrimonio –sentimental y laboral– cambian, crecen, maduran y reclaman otro tipo exito. Un reconocimiento más allá de ser la esposa de, y claro que fue su ventana de exposición. Finalmente esa etapa culminó cuando la carrera de Nicole despuntó a la TV.

maxresdefault.jpg

Si bien, es difícil tomar una postura –como espectador–, debido a que se cuenta desde las dos caras de la moneda. La que se describe más es la de Charlie, quien con todo el dolor, pretende que las cosas retrocedan y cambia. Cada que Nicole le dice que espere, se aviva la esperanza de una reconciliación. La escena en la que se le da el comunicado de divorcio tiene tintes de gracia como de balde de agua fría y sin lugar a dudas se sentenció con la siguiente frase de la todavía señora Barber: “Sé que no te gustan los cambios, pero tampoco quieres estar casado”. Que si a pesar de todo se quiere encontrar a un ganador, sería su hijo.

72140125-9e5a-44d8-8aaa-882d67866089-marriage-story.jpg

Atención, si son altamente sensibles a los “spoilers”, diríjase al siguiente párrafo. Las escenas en las que Adam Driver demuestra toda su vulnerabilidad, es en el bar, donde canta “Being Alive” en un perfomance patrocinado por el alcohol y la tristeza “Someone to hold you too close/ Someone to hurt you too deep/ Someone to sit in your chair/ And ruin your sleep/ And make you aware of being alive…” Y la escena que deja secos los cuerpos por el desolle de lágrimas es aquella, en la que Henry finalmente puede leer y pide a su padre que le ayude, sin saber lee letras de quien fuese su esposa.

marriage-story-netflix-trailer.jpg

La banda sonora es comandada por Randy Newman y si se les hace familiar es porque sus composiciones han sido escuchadas en proyectos Disney, la más popular Monster Inc. Momentos en los que las escenas se llenan de melancolía, en algún momento se puede asociar el momento en el que Sulley cuida el sueño de la pequeña Boo en su primera noche en Monstropolis. Da aquel toque de dulzura que indica que a pesar de ser una ruptura, también converge el amor.

Digan sí acepto a ver Marriage Story.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s