Review: “No soy una bruja”

Dentro de la burbuja en la que vivimos, muchas veces no logramos comprender los usos y costumbres de varias comunidades, tanto de nuestro país como en el mundo. La forma en que las mujeres son tratadas en pro de seguir continuando con una tradición que nunca ha sido en el bien de ningún derecho humano en varios sitios es una de las situaciones que nos debería de dar vergüenza como sociedad en pleno siglo XXI.

Captura de pantalla 2018-06-16 a la(s) 22.46.12

“No soy una bruja” es sobre Shula (Maggy Mulubwa), una niña huérfana que se enfrenta a una sociedad machista en donde toda mujer sin privilegio y con falta de oportunidades, es considerada “bruja” por sus vecinos hombres y mujeres. Es fácil condenar a alguien que representa un peligro para los intereses de los demás o por la simple diversión de poder tener el poder de mandar a alguien muy lejos de su comunidad, y esta película situada temporalmente en nuestra época, nos lo deja muy claro.

Captura de pantalla 2018-06-16 a la(s) 12.52.17.png

Las mujeres acusadas de brujería, son llevadas a un sitio muy lejos de la ciudad, en dónde son condenadas al exilio para vivir atadas a un listón blanco (lleno de significados) que no las deja mover hasta cierta distancia o eligen ser convertidas en “cabras” y morir.

El gobierno trata las cuestiones sociales de forma muy poco confiable, escogiendo a Shula como su bruja principal en casos de robo o en el caso de sequía. La niña prácticamente empieza a creer en sus “poderes” y piensa que en algún momento podrá ser libre e ir a la escuela gracias a darle al Jefe de Gobierno lo que quiere; así como se lo comentó la esposa de éste: obedecer y no contradecir para poder ser libre a través del matrimonio. Pero Shula demuestra una capacidad increíble pese a su edad, de entender que nadie puede decidir por ella y toma la decisión de ser una mujer libre.

Captura de pantalla 2018-06-16 a la(s) 22.46.27

Rungano Nyoni nos cuenta en su primer largometraje la triste realidad de las mujeres en Zambia, quienes también son presa del turismo, quienes se toman fotografías con ellas sin importar lo que están viviendo, además de un gobierno que las condena pero busca sacar provecho de la situación como si fuera un circo televisivo. Las mujeres que se sublevan o toman decisiones propias son mal vistas en su país, condenadas en la realidad a situaciones igual o peor de complicadas que las que nos presenta la directora.

Captura de pantalla 2018-06-16 a la(s) 22.48.57

Para realmente intentar cambiar la situación de la mujer en cada industria, podríamos comenzar como Rungano, creando grandes obras como esta película y denunciando los problemas de aquellas que no tienen la oportunidad de hacerlo.

Una película totalmente necesaria para ver y reflexionar traída por PIANO a nuestro país.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s