Film Review: Licorice Pizza y por qué no me atrevería a tomar otro trozo

Por: Itzel Amieva |@itzalafur

No es ningún secreto que Licorice Pizza de Paul Thomas Anderson ha recibido enormes elogios y múltiples nominaciones por doquier. Por ejemplo, obtuvo tres nominaciones en los premios de la Academia, incluyendo Mejor Guion Original, Mejor Dirección y Mejor Película, y ganó el premio BAFTA al Mejor Guion Original. Pero, además de una banda sonora alucinantemente buena y una precisión asombrosa al retratar el californiano Valle de San Fernando de los setentas, no comprendo de dónde vienen exactamente los elogios.  

Al principio de la película, se nos presentan rápidamente los dos personajes principales. Gary Valentine (Cooper Hoffman, el hijo del difunto Philip Seymour Hoffman) es un estudiante de secundaria de 15 años que conoce a Alana Kane (Alana Haim, de la famosa banda de pop rock también de California) mientras trabaja como asistente de fotografías dentro del colegio. Gary, entonces, la invita a salir, utilizando una plétora de frases bastante absurdas e incluso molestas viniendo de un personaje que obviamente está demasiado lleno de sí mismo, como «soy un actor infantil de éxito, y también soy un empresario, y tengo todas estas cosas a mi favor». Pero, al mismo tiempo, Alana sólo se limita a responder: «¿dónde están tus padres?».

Aunque podría ser divertido, y sé que mientras escribo esto suena hilarante, ver a un personaje como Gary, que es una extraña mezcla de adulto dentro de un niño, necesitando que Alana (que menciona de forma poco clara que tiene entre 25 y 28 años) le acompañe para ir a Nueva York a una de sus actuaciones de actor infantil, el filme no da mucho más que eso y tiende a deshacerse en sus nada cortas 2 horas y 13 minutos. El argumento general se tropieza por dondequiera, agarrándose de mini-historias (camas de agua, campañas políticas con un secreto, y un desquiciado Bradley Cooper como el novio de Barbara Streissssand) puestas juntas sin más cohesión que la aparentemente melancólica e inmadura relación amorosa entre los dos protagonistas. 

A medida que se desarrolla la historia, la película cambia continuamente de Gary a Alana que, conforme pasan los minutos se convierten en dos personajes caricaturescos que el público necesita creer que están profunda pero estúpidamente enamorados el uno del otro sin proveer un escenario del todo realista. Y lo anterior sucede no sólo por la estructura cinematográfica excesivamente caótica del filme (lo que no es demasiado inesperado en el cine de Anderson), sino más bien por una subtrama que parece más bien anticuada. 

Lo que resulta continuamente insatisfactorio es que cada vez que una pedazo de la trama termina, comienza otra simplemente para transmitir la facilidad con la que Gary parece sobresalir en todo. Casi hasta el hartazgo, Gary es demasiado perfecto y demasiado exitoso, cayendo sobre todo en la fantasía masculina de un adolescente que crea y puede con cualquier proyecto y, al mismo tiempo, posee la suficiente confianza en sí mismo para terminar con una mujer mayor. 

Por último, el personaje de Alana es retratado como una mujer inmadura y despistada que se siente constantemente como un dispositivo para la trama poco original y al servicio de la mirada masculina de Gary. Aun así, hay que elogiar a los dos actores recién llegados con creces, pero si una de las cosas que parece más memorable de esta película es que, por primera vez en sabe Dios cuánto tiempo, tenemos dos protagonistas realistas, quizás el genuino deseo de no querer servirse otra porción de esta agria pizza de regaliz no es del todo ajeno. 

Itzel Amieva

Maestra en Filosofía y Economía por la Universidad de Bayreuth, Alemania. Es una cinéfila apasionada con un interés particular en todo lo relacionado con tecnología y la arquitectura de decisiones. 

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.