Review: Baño de Vida – Un refugio entre el vapor para limpiar el alma.

Por: Paulina Vázquez |@vzquez_pau

La verdadera bondad del hombre sólo puede manifestarse con absoluta limpieza y libertad en relación con quien no representa fuerza alguna.  

La insoportable levedad del ser” (1984), Milan Kundera

Cuan ameno resulta darse cuenta que de pronto estamos rodeados de una atmósfera que casi podemos sentir y sin embargo, solamente estamos frente a una pantalla que a través de la luz transmite una imagen que se confirma con el sonido. Esta reciente edición de la Muestra “DAIMON”, trae hasta nuestras casas títulos impresionantes que generan esta sensación tales como el que estamos por comentar.

Baño de vida, (México, 2016) es un recorrido intimista, sensible y vaporoso cuyas imágenes luminosas y especialmente atentas a cargo de Claudia Becerril Bulos, destacan una parte muy especial de la cotidianidad de las personas que se congregan en torno a este ritual mesoamericano.  Por otra parte la dirección limpia de Dalia Reyes Campos, logra establecer la confianza para que sus tres narradores se abran frente a la cámara.

Captura de Pantalla 2020-04-09 a la(s) 22.36.48
Foto: CCC

Poco a poco durante el desarrollo narrativo, vamos profundizando en el concepto que define este documental: la intimidad. Es un espacio en el que la desnudez es un estado completamente normalizado y no existe vergüenza. Ahí dónde el lugar no sólo está compuesto por mosaicos, vapor, agua y jabón, sino por aquellas personas que asisten con regularidad y sobre todo quienes le mantienen funcionando.

Captura de Pantalla 2020-04-09 a la(s) 22.38.26.png
Foto: Chulada Films

Baño de vida, abre camino para la reflexión sobre aquellas vidas que van a compartir no sólo sus hábitos de higiene, sino que permite entender que  estos espacios que aunque podemos considerar anacrónicos, son en realidad de los que aún permiten la reconstrucción y consolidación del tejido social, pues al baño uno va a restregarse la piel hasta que se sienta limpio, como si tallandose uno también pudiera arrancarse el dolor.

Captura de Pantalla 2020-04-09 a la(s) 22.39.20.png
Foto: Chulada Films

Resulta profundamente contundente que este ritual prehispánico de compartir el baño de vapor para limpiar el espíritu siga vigente. Los temazcales tenían y aún tienen fines terapéuticos, post parto, de higiene y tenían una función religiosa, dónde se curaban enfermedades que coincidían con el concepto de frío-calor. El temazcal representaba el interior de la Tierra y era un lugar de tránsito entre el mundo de los vivos y el inframundo. Ahora es el espacio en el que transitan las personas que se acompañan para conocer y limpiar su interior y que esta talentosa y sensible directora se encarga de retratar casi a manera de etnología. Nos muestra el retrato de un lugar que no ha sentido el paso del tiempo, que nos hace sentir cómodos y permite la remanencia de un fragmento de identidad de esta gran ciudad que aún resguarda esos recintos a dónde uno puede ir a darse baños de vida.

Screen Shot 2020-03-18 at 5.25.24 PM.png
Paulina Vázquez
Artista visual, cinéfila y poeta especializada en estudios de género y feminismos.

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .